miércoles, 16 de octubre de 2019

Alerta por posible enfermedad pulmonar severa asociada con el uso de productos de cigarrillos electrónicos



La alerta emitida por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 30 de agosto de 2019, informa acerca del reporte de de 215 casos en 25 estados de pacientes con enfermedad pulmonar que se encuentra en investigación, todos los pacientes informan haber utilizado cigarrillos electrónicos. Los pacientes presentan síntomas como tos, dificultad para respirar, dolor así como síntomas gastrointestinales; incluso algunos presentaron fiebre, recuento elevado de leucocitos y taquicardia, no obstante la evidencia de los exámenes no apuntaban a un proceso infeccioso.  Se evidencio en ciertos pacientes infiltraciones pulmonares y otros fueron diagnosticados con neumonía lipoidea según la clínica. [1]

El cigarrillo electrónico (E-cig) también conocido como narguile electrónico o vapeador, es un dispositivo que cuenta con batería recargable y su mecanismo se basa en el calentamiento de un cartucho que libera cantidades de nicotina en forma de vapor, estos cartuchos pueden ser de un solo uso o incluso recargables [2]. Este dispositivo ha ganado popularidad a nivel mundial entre los usuarios que fuman tabaco, teniendo en cuenta la falta de regulación para su venta, así como la promesa de no producir tantos efectos adversos como el cigarrillo convencional, ya que a diferencia de estos los E-cig no producen combustión y por lo tanto en teoría no producen hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) sustancias relacionadas a largo plazo con el cáncer así como otras sustancias perjudiciales para la salud. No obstante contrario a esta creencia la temperatura alcanzada por los líquidos presentes en el cartucho de los E-cig alcanza más de 200°C produciendo sustancias tóxicas como los HAP [2,3].  Por otro lado este dispositivo han sido utilizado por la población joven con fines recreativos modificando los cartuchos e introduciendo sustancias como THC (Tetrahidrocannabinol) sustancia psicoactiva que se encuentra en el cannabis.

Los cigarrillos electrónicos en sus cartuchos tienen sustancias como nicotina, glicerina vegetal, propilenglicol y aromatizantes. La nicotina es una sustancia altamente adictiva que ha evidenciado efectos tóxicos a nivel cardiaco, incrementando la frecuencia cardiaca así como el riesgo de padecer arteriosclerosis, patología que podría conllevar a otras comorbilidades, adicionalmente la nicotina inhibe la apoptosis celular y estimula la proliferación celular.  La glicerina vegetal es usada como un humectante y se han reportado casos de neumonía lipoide exógena por la inhalación de dicha sustancia, en cuanto al propilenglicol puede producir irritación ocular y pulmonar, adicionalmente se conoce que es una causa a largo plazo de asma y al calentarse produce óxido de propileno el cual es conocido como cancerígeno. Por último el diacetilo, el acetil propionilo y otros aldehídos, usados como aromatizantes están asociados a efectos tóxicos cuando se inhalan [2-5].

Por otro lado se han analizado el vapor producido y el líquido de los cartuchos de estos dispositivos con el fin de identificar otras sustancias no declaradas por el fabricante, en donde se han encontrado que el vapor de algunas marcas contiene N-nitrosaminas (sustancia cancerígena encontrada también en el cigarrillo convencional), metales pesados y partículas de silicato [2,3].

En las diferentes investigaciones y análisis realizados a los cigarrillos electrónicos se han encontrado efectos nocivos como estrés oxidativo, resistencia al flujo de aire, asma en jóvenes adultos, alteración de las proteínas del sistema inmunitarios en la vía respiratoria y efectos en las células endoteliales. Cabe denotar que aún es necesario mayor estudios para evidenciar el efecto de estos dispositivos a largo plazo [5].

Es importante recalcar que los cigarrillos electrónicos en Colombia no requieren de registro sanitario, como se menciona en el oficio 300-4006-2010 del instituto nacional de vigilancia de medicamentos y alimentos, no obstante se encuentra en trámite de aprobación un proyecto de ley con el fin de que estos dispositivos tengan las mismas regulaciones que presenta el cigarrillo convencional en Colombia (implementar las leyes antitabaco) y busca presentar restricciones y normativas para su venta [6-7].

Recomendaciones para el público
-          Procure abstenerse de usar los cigarrillos electrónicos así como el cigarrillo convencional.
-          Evitar el uso de cigarrillos electrónicos en sitios donde el uso de los cigarrillos convencionales se encuentre restringido, en sitios cerrados y en la compañía de otras personas no fumadoras.
-          Evite el uso de cigarrillos electrónicos en mujeres embarazadas y menores de edad.
-          No modificar el producto de los cigarrillos electrónicos con el fin de usarlo con sustancias no especificadas por el fabricante.
-          Si presenta alguna síntoma acuda a su médico e informe acerca del uso del dispositivo [1].

Recomendaciones para los profesionales de la salud
-          Informe los casos de enfermedad pulmonar grave de etiología poco clara y un historial de uso de productos de cigarrillos electrónicos en los últimos 3 meses a la secretaría de salud o al sivigila.
-          Pregunte a todos los pacientes que informan el uso de productos de cigarrillos electrónicos en los últimos 3 meses acerca de los signos y síntomas de la enfermedad pulmonar [1].

Donde reportar: Instituto Nacional De Salud (SIVIGILA)
Tel: (+571) 220 7700 | Línea Gratuita: 018000113400 | Línea PQRDS: +57 (1) 324 4576 contactenos@ins.gov.co | denuncias.ciudadano@ins.gov.co

Para más información sobre esta alerta, siga este enlace:  https://emergency.cdc.gov/han/han00421.asp

REFERENCIAS

[1] Centers for Disease Control and Prevention. Severe Pulmonary Disease Associated with Using E-Cigarette Products.  2019.
[2] García, Rodrigo Córdoba. "El desafío de los cigarrillos electrónicos." Atención Primaria. 2014 [Citado 17 de Septiembre 2019]. pp  307-312. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656714000602.
[3] Canistro, Donatella, et al. "E-cigarettes induce toxicological effects that can raise the cancer risk." Scientific reports. 2017 [Citado el 17 de Septiembre 2019]. Disponible: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5435699/
[4] Instituto Nacional de Vigilancia de Alimentos y Medicamentos (INVIMA) .Reglamentación Cigarrillos Electrónicos: Consideraciones Generales basadas en la Evidencia. 2016 [Citado el 28 de Septiembre 2019]. Disponible: https://paginaweb.invima.gov.co/images/pdf/anuncios/REVISION-CIGARRILLO-ELECTRONICO_EHOC_10_10_2016_REVI.pdf
[5] Chaffee, Benjamin W. "Electronic Cigarettes: Trends, Health Effects and Advising Patients Amid Uncertainty." Journal of the California Dental Association. 2019 [Citado el 28 de Septiembre 2019]. pp 85. Disponible: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6454567/
[6] Oficio 300-4006-2010 (Certificado de no requiere) del instituto nacional de vigilancia de alimentos y medicamentos.
[7] Canal RCN. Congreso aprueba en segundo debate restricción a cigarrillos electrónicos en Colombia. 2019. Disponible en: https://noticias.canalrcn.com/nacional/asi-es-la-vigilancia-para-las-personas-que-viven-en-detencion-domiciliaria-347641

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Sabía usted que en el contexto de la pandemia COVID-19 aumentó la evidencia disponible respecto a la efectividad del uso del tapabocas para evitar el contagio y transmisión del SARS-CoV-2?

Segui @CIMUNCOL Autores:  Nataly Shalom León Talero y Wilson Javier Castro Vargas Según lo establecido en el diccionario de la real academi...