martes, 31 de enero de 2017

EMA aprueba uso de metformina en pacientes diabéticos con función renal moderadamente reducida

La European Medicine Agency (EMA, por su sigla en inglés) emitió un comunicado en el que da recomendaciones sobre el uso de metformina en pacientes diabéticos con función renal moderada La agencia ha aceptado el uso de los medicamentos que contienen metformina en pacientes con función renal con tasa de filtración glomerular =30 a 59 ml / min para el tratamiento de la diabetes tipo 2 [1].

Metformina es un anti-hiperglicemiante oral, del grupo biguanida que ha estado contraindicada en pacientes diabéticos con patologías de reducida función renal, dada su asociación con consecuencias tóxicas por ser un fármaco eliminado por esta vía , que al verse prolongado su tiempo de vida media genera efectos perjudiciales [1].

En Colombia, según el Instituto Nacional de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) existen 88 medicamentos con registro sanitario vigente que contienen metformina en su composición [2], en los que se enfatiza las contraindicaciones en casos de  hipersensibilidad al medicamento, alcoholismo crónico o agudo, embarazo, insuficiencia renal, hepática y/o cardiovascular, anorexia, náuseas y diarrea. También indica que requiere en su uso de un chequeo periódico de lactato sanguíneo por el posible incremento en su uso y aparición de una complicación poco frecuente, pero grave llamada acidosis láctica [2].

La acidosis láctica se suscita cuando el ácido láctico, que se produce de forma natural, se acumula en la sangre más rápido de lo que se puede eliminar. Actualmente, la información de los medicamentos indican que metformina no debe utilizarse en pacientes con función renal reducida debido al riesgo de desarrollar acidosis láctica dado que sus riñones no eliminan metformina de forma sucificiente [3].

Sin embargo, después de una evaluación de riesgo-beneficio con la literatura científica, los datos clínicos, estudios epidemiológicos y clínicos, la EMA llegó a la conclusión de que la gran población de pacientes con actividad moderada la función renal reducida puede beneficiarse del uso de la metformina [1], sumado al seguimiento de las recomendaciones de dosificación, el monitoreo antes y durante el tratamiento, y finalmente de un cuidado especial en medicamentos de más de un fármaco para el control de la diabetes.

La contraindicación para pacientes con insuficiencia renal grave se mantendrá (TFG menos de
30 ml / min) [1].

Por lo anterior, se recomienda a los pacientes

• Usar metformina acompañado de dieta y ejercicio para un mejor efecto sobre el control de la diabetes tipo II.

• Recordar que metformina debe ser adaptado dependiendo de la función renal del paciente. Estos medicamentos no deben todavía ser utilizados en pacientes con insuficiencia renal grave (TFG menor de 30 ml / min).

• Evitar la deshidratación, porque aumenta el riesgo de desarrollar acidosis láctica.

• Si con la toma del medicamento experimenta vómitos severos, diarrea o fiebre, se exponen al calor, o beber menos líquido de lo normales, podría deshidratarse. En estos casos, deje de tomar metformina por un corto tiempo y hable con su médico para obtener más instrucciones.

Recuerde que puede reportar sobre efectos adversos a medicamentos en el Programa Nacional de Farmacovigilancia del INVIMA, línea 2948700 ext.: 3916, 3921 y 3847 o al correo electrónico invimafv@invima.gov.co.

Para más información sobre esta alerta, siga el siguiente enlace.

Bibliografía

[1] EMA. [En línea].  Use of metformin to treat diabetes now expanded to patients with moderately reduced kidney function [Consultado: 22-OCT-2016]. Disponible en: http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Press_release/2016/10/WC500214248.pdf
[2] INVIMA. Base de datos de Registros Sanitarios. [En línea]. Metformina.  [Consultado: 22-OCT-2016]. Disponible en: http://farmacovigilancia.invima.gov.co:8082/Consultas/consultas/consreg_encabcum.jsp.
[3] Solano M, González C, Alvarez M, Llorente D, Echegaray M. Acidosis láctica en paciente diabético tratado con metformina. AN. MED. INTERNA 2004;21(6):288-290.



No hay comentarios:

Publicar un comentario