lunes, 14 de enero de 2013

Anticonceptivos de 3a y 4a generación dejarán de ser cubiertos en Francia debido a sus riesgos y pocas ventajas




En Francia, una mujer de 25 años inició un proceso legal contra el laboratorio fabricante del anticonceptivo oral de tercera generación Meliane (Gestodeno/Etinilestradiol) tras haber sido  víctima de un accidente cerebrovascular  (ACV) secundario al consumo de este medicamento. que le causó afasia y hemiplegia.  Algunos años después de la ocurrencia del ACV, se descubrió que la mujer poseía la anomalía genética relacionada con el factor II de Leiden, que la hacía más sensible a la coagulación. 


El ministerio de salud francés decidió, frente a este caso y a otros casos similares que se han denunciado tanto en Francia como en otros países del mundo (incluyendo EE.UU.),  dejar de reembolsar este tipo de anticonceptivos  y anunció que tomara medidas especiales para disminuir la prescripción de estos medicamentos.  Además solicitó a la Unión Europea promover la reducción del consumo de los mismos. Por su parte la federación médica francesa planea solicitar el retiro del mercado de estos anticonceptivos. 


Posteriormente, el diario Le Monde publicó una investigación realizada sobre el consumo de anticonceptivos de última generación en el país, que resulta demasiado alto (1,3 millones de usuarias)  a pesar de las recomendaciones realizadas por la agencia de evaluación de tecnologías sanitarias local en 2007.  La comisión de transparencia  había determinado además en 2002 que las píldoras anticonceptivas de 3a y 4a generación no eran más efectivas que las más antiguas, pero que tenían un riesgo de tromboembolia mucho mayor.  El diario francés muestra que varios líderes de opinión en gineco-obstetricia  continuaron promoviendo  el uso de estos medicamentos, en contra de las recomendaciones gubernamentales, y que estos expertos sostenían estrechos vínculos financieros con los laboratorios fabricantes de los mismos. 


Esta no es la primera vez que el sistema de salud Francés enfrenta este tipo de situaciones, recientemente hubo un escándalo sanitario debido al  elevado número de víctimas de enfermedad cardiaca severa  imputables al consumodel anorexígeno Mediator (Benfluorex), que fue retirado tardíamente del mercado de este país, teniendo en cuenta que el resto de los países de Europa ya habían tomado esta medida frente a su balance riesgo/beneficio inadecuado. Así, la opinión permanece aún sensible frente al tema de la vigilancia de los riesgos de los medicamentos. 


Le Monde denuncia además las fallas del sistema de farmacovigilancia francés.  Éste es casi exclusivamente dependiente  de las notificaciones espontáneas  y por tanto se enfrentaría a una infranotificación cuando el uso del medicamento contradice las recomendaciones gubernamentales o  el evento adverso en cuestión esta ya incluido en la etiqueta del medicamento. Además, hace un llamado para el fortalecimiento de la farmacovigilancia y la regulación sanitaria concerniente en el país, de la formación de los médicos en esta disciplina y de la independencia frente a la industria  de la educación médica continua

Es recomendable que en nuestro país también se evalue si el consumo de estos medicamentos es adecuado y se hagan recomendaciones claras sobre el mismo. 

Recuerde que todo efecto adverso debe de ser reportado al programa de farmacovigilancia del INVIMA.

Referencias
 http://www.lemonde.fr/sante/article/2013/01/11/la-france-va-limiter-la-prescription-de-pilules-de-3e-et-4e-generation_1815564_1651302.html
http://www.lemonde.fr/societe/article/2013/01/10/pilule-enquete-sur-ces-medecins-lies-aux-laboratoires_1814864_3224.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario