lunes, 24 de diciembre de 2012

La influencia de los expertos con conflictos de interés en las guías de tratamiento americanas





Los médicos que sostienen vínculos financieros con la industria farmacéutica han influido sustancialmente las guías de tratamiento americanas recomendando la prescripción de los productos más lucrativos, según un análisis reciente del Milwaukee Journal Sentinel y MedPage Today.  

El análisis incluyó  20 guías de práctica clínica para condiciones que son tratadas con alguno de los 25 medicamentos más vendidos de los Estados Unidos, de los cuales algunos fueron: Lipitor® (atorvastatina) para el colesterol alto, Nexium® (esomeprazol) para los trastornos del ácido gástrico, Cymbalta® (duloxetina)  para la depresión y OxyContin® (oxicodona) para el dolor.  293 médicos en total fueron incluidos en el análisis.

Los hallazgos más importantes del análisis fueron los siguientes:


  • Nueve guías de tratamiento fueron escritas por paneles constituidos por al menos 80% de miembros con vínculos financieros con los fabricantes de los fármacos que recomiendan.
  • 4 paneles no requirieron que los miembros revelaran los conflictos de interés. De los 16 que lo hicieron, el 66% de sus miembros tenían vínculos financieros con la industria.
  •  Algunas guías escritas por paneles con conflictos de interés recomendaron medicamentos cuya eficacia y seguridad no habían sido probadas científicamente, promoviendo su sobre-prescripción  o su prescripción inadecuada.


Estos hallazgos se suman a la evidencia sustancial existente sobre la influencia negativa de la industria farmacéutica en la práctica de la medicina. El CIMUN realizó una revisión al respecto que se puede consultar aquí

El tema provoca una gran polémica, ya que algunos afirman que los médicos que elaboran las guías se seleccionan por su experticia y no por sus vínculos con la industria, que resultan ser solamente una consecuencia de la misma.  Sin embargo, los detractores sostienen que en la gran mayoría de los casos existen expertos sin conflictos de interés para consultar. 

Las recomendaciones inadecuadas han impactado negativamente la salud pública.  Por ejemplo, se ha recomendado la prescripción de analgésicos opioides altamente adictivos para el tratamiento a largo plazo del dolor crónico, indicación en la que el balance riesgo/beneficio de estos fármacos no ha sido probado. La oxicodona, un opioide, fue uno de los 20  medicamentos más vendidos en 2011. En 2009 la American Academy of Pain Medicine emitió unas guías en las que recomendaban este tipo de fármacos.  La mayoría (14/21) de los integrantes del panel que escribió las guías tenían vínculos financiaros con la industria.  La American Geriatrics Society también emitió en el mismo año recomendaciones similares. La mitad de los miembros del panel tenían vínculos con compañías que comercializaban opioides.  Actualmente, el uso inadecuado, el abuso y las sobredosis fatales de opioides constituyen una epidemia declarada por las autoridades sanitarias de EE.UU. 

Otros ejemplos similares citados en la investigación son el Advair® (fluticasona/salmeterol),  Epogen® (epoetina alfa), Avandia® (rosiglitazona) y Actos® (pioglitazona). El CIMUN realizó una revisión además del caso similar de Xigris® (proteína c reactiva), que fue retirado del mercado por ineficacia. 

Más detalles sobre la investigación se pueden encontrar en este link.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario