lunes, 16 de diciembre de 2019

¿Sabía usted que los de medicamentos usados por los atletas para doparse pueden traer más daños a su salud que beneficios?




INTRODUCCIÓN

El gran nivel y exigencia con el que han ido evolucionando las competiciones deportivas a través del tiempo han llevado a una mejor preparación y profesionalismo por parte de los deportistas, pero este hecho también ha contribuido a que atletas, que no han logrado conseguir una buena preparación se vean enfrentados a factores como las presiones sociales, psicológicas e incluso los beneficios económicos, los han llevado al consumo de sustancias empleadas ilícitamente o al uso de otros métodos que mejoren sus capacidades físicas, que de manera fisiológica sólo se lograrían conseguir  mediante un constante trabajo físico, a la práctica anterior se le conoce como doping [1,2]. Dichas sustancias y métodos están prohibidos en competencias deportivas, cuando cumplen al menos dos de los tres criterios siguientes: mejorar el rendimiento, representar una amenaza para la salud del atleta o violar el espíritu del deporte [1].

Algunas de las sustancias usadas en dopaje son medicamentos, éstos son usados para tal fin debido al efecto farmacológico que tienen de mejorar el rendimiento físico de los atletas. Los agentes de dopaje comúnmente usados se pueden clasificar básicamente en cinco tipos principales que serían; sustancias usadas en deporte de fuerza, moduladores / hormonas metabólicas, sustancias con efecto sobre la sangre en deportes aeróbicos, agentes de enmascaramiento y dopaje genético [2].
En primer lugar y de acuerdo a su efecto, estarían los Estimulantes del sistema nervioso central (SNC), entre los cuales se tiene la Anfetaminas, la Efedrina y la Cocaína; se usan principalmente para reducir el cansancio y la fatiga, aumentar el estado de alerta por los deportistas y brindar una sensación de agresividad y bienestar, las Anfetaminas incrementan la agresividad, retrasan el agotamiento cuando se usan concomitante con analgésicos, la Efedrina se usa para aumentar la masa muscular y la cocaína se usa para aumentar la euforia o exaltación, la nicotina y la cafeína también se usan con frecuencia como estimulantes, pero estas últimas no están  prohibidas en los deportes [8].
Los Narcóticos analgésicos como la Morfina y sus derivados son sustancias que se usan para calmar el dolor y reducirlo cuando el deportista padece de alguna lesión que le afecte. Los Esteroides anabolizantes como la testosterona y sus derivados, se emplean para aumentar la masa muscular y su potencia y favorecen la recuperación del músculo luego de entrenamientos exhaustivos [8].
Entre tanto las Hormonas peptídicas como por ejemplo la hormona del crecimiento es usada por su sinergismo con la Insulina para aumentar el efecto de los esteroides anabolizantes como la Testosterona, mientras que la Gonadotrofina es usada como estimulante para la producción endógena de Andrógenos. Una de las hormonas más usadas es la Eritropoyetina la cual  es usada en deportes de alta resistencia como el ciclismo, ya que aumenta la producción de glóbulos rojos y con esto aumenta el transporte de oxígeno mejorando la capacidad respiratoria de los deportistas [8].
Los Agonistas β2 cuando son administrados por vía oral como el Salbutamol tienen efectos sistémico anabólicos, como el de incrementar la masa muscular, sin embargo administrados por vía inhalatoria no tienen efecto alguno en el rendimiento deportivo. Los β-bloqueantes son muy usados en deportes que requieren mucha exactitud y precisión por ejemplo  en el tiro con arco y la gimnasia artística ya que pueden disminuir la frecuencia cardiaca y con esto los temblores y la ansiedad, aumentando la capacidad fisiológica [8].
Por último los Diuréticos son usados en deportes cuyos participantes son divididos según su peso como en el boxeo para disminuir el volumen corporal de agua y con esto disminuir el peso corporal y además como agentes enmascarantes de otros medicamentos o agentes dopantes [10].

ALGUNOS HECHOS Y EVENTOS DEPORTIVOS ASOCIADOS AL DOPAJE
La historia muestra que los hechos de dopajes se han presentado desde los inicios del deporte como competencia, por nombrar algunos de los casos más recordados en los últimos tiempos es el del campeón de 7 tours de Francia, Lance Armstrong quien utilizó EPO (eritropoyetina) la cual afecta la eritropoyesis [3], otros casos de dopaje conocidos han ocurrido en deportes como el fútbol,  el  tenis, y el atletismo; por ejemplo el futbolista argentino Diego Maradona que fue expulsado del mundial de 1994 por el presunto consumo efedrina una sustancia que tiene como efectos aumentar la capacidad respiratoria y además tiene un efecto supresor de la sensación de cansancio [4]. María Sharapova quien reconoció haber ingerido MELDONIUM [1], un agente anti-isquémico [5], ya en el atletismo estaría el caso de Marion Jones quien admitió haber consumido el esteroide anabólico tetrahidrogestrinona THG [6] y  el último gran escándalo de dopaje lo protagonizaron algunos atletas de la delegación de Rusia quienes usaron el  gas xenón, con el fin de disminuir la hipoxia [7].
Cabe destacar por otro lado que el uso de dichos agentes no es exclusivo de los deportistas de alto rendimiento, pues muchas personas que practican diferentes deportes de manera amateur o que van al gimnasio también hacen uso de estos agentes. Por ejemplo uno de los agentes más utilizados en el dopaje amateur son los esteroides androgénicos anabólicos (EAA), debido a que pueden aumentar la masa muscular en los individuos y ayudar en la rápida recuperación muscular después de una práctica deportiva [8,9]. De acuerdo a lo anterior,  se podría pensar que el uso de medicamentos por parte de los deportistas solo les traería beneficios, “Pero esto no es del todo es cierto” [1], y en las siguientes líneas se mostrará  que el consumo indebido y excesivo de dichos agentes, puede acarrear graves problemas de salud, o incluso puede llevarlos a la muerte. Un ejemplo de esto se evidencia en el estudio morfológico realizado en la unidad forense, por investigadores de la universidad de Padua Italia, los cuales establecieron la relación causa efecto  entre el abuso de ASS  y la falla cardiaca con la cual fallecieron cuatro atletas que eran usuarios de AAS [9].

COMPLICACIONES CLÍNICAS ASOCIADAS AL USO DE ESTAS SUSTANCIAS ILÍCITAS
Los estimulantes del SNC, pueden presentar peligros potenciales para la salud que pueden llevar incluso hasta la muerte, al usar anfetaminas de manera inadecuada se puede llegar a daños en diferentes órganos como el hígado, los riñones y en el sistemas cardiovascular, el daño en este último sistema, se da debido a que estos agentes aumentan la presión con que circula la sangre, este hecho puede llevar al daño de las células internas que revisten las arterias perdiendo la suavidad y volviéndose ásperas, esto puede llevar a que la grasa que ingresa al torrente sanguíneo se acumule en las paredes perdiendo así la flexibilidad y elasticidad, además la formación de placas de grasa en las arterias limitaría el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, entre tanto si la presión sanguínea alta es constante sobre estas arterias debilitadas se puede generar ensanchamientos  y posiblemente ruptura de estas provocando así sangrados internos. Así mismo si no se controla la presión sanguínea puede llevar a complicaciones del corazón, este resulta afectado debido a que como se sabe éste órgano bombea la sangre a todo el cuerpo, pero al presentarse estrechamiento en las arterias la sangre no fluiría correctamente  por las arterias generando la enfermedad de las arterias coronarias, por otro lado el corazón tiene que trabajar más duro para bombear sangre a todo el cuerpo esto provoca que el ventrículo izquierdo presente un engrosamiento y se endurezca lo cual hace que disminuya su capacidad para bombear la sangre hacia el cuerpo , que lo llevaría a presentar fallas cardíacas, por último la tensión en las fibras del corazón provocada por la alta presión sanguínea debilita los músculos del corazón agravando así la falla cardiaca. El daño en el sistema renal se da debido a que los riñones tienen la función de filtrar los líquidos y desechos, pero este proceso depende de los vasos sanguíneos de los glomérulos en los riñones, estos al estar deteriorados por la alta presión sanguínea no pueden hacer la debida filtración de los desechos de la sangre lo cual  generaría una toxicidad en el cuerpo [18].
Por otro lado otras complicaciones que se generan por el consumo de anfetaminas sería la alucinaciones y comportamientos violentos, mientras que el uso a largo plazo puede alterar la memoria y pueden llevar hasta la muerte, un caso de muerte muy conocido por el consumo de este agente ocurrió en la prueba de los 100 km a contrarreloj de los juegos Olímpicos de Roma 1960, en ella murió en la carrera, el ciclista  Knud Enermark Jensen como consecuencia de una excesiva dosis de anfetaminas y vasodilatadores, según los análisis forenses [11]. Por otro lado el uso de  cocaína en el deporte de manera continua puede causar ataques de pánico y toxicidad del  sistema cardiovascular y respiratorio, pues se han encontrado complicaciones depresiones respiratoria y problemas isquémicos principalmente [12]; esto sumado a la posible adicción que puede generar [13]. Entre tanto la efedrina lleva a complicaciones de enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial (HTA), Infarto agudo del miocardio, aneurisma coronaria, Accidente cerebro vascular (ACV), muerte súbita, además convulsiones complicaciones de diabetes y enfermedad renal [14].
Para el caso de los esteroides anabolizantes androgénicos (EAA), son unos de las sustancias más usadas en casos de dopaje en competencias atléticas Olímpicas debido a sus efectos farmacológicos ergogénicos; crecimiento y aumento de la potencia en el tejido muscular,  aumento de la eritropoyesis, por lo general al abuso de estas sustancias por parte de los deportistas masculinos y femeninos se da de diferentes maneras de dosis que serían;  acumuladas, ciclos (6 a 12 semanas) Altas dosis (10-100 más Dosis terapéutica), y pirámide (Dosis altas y último Dosis bajas) [12], Se ha determinado en diferentes estudios que los principales efectos adversos son efectos virilizantes tal como el aumento del vello corporal, producir acné y la profundización de la voz entre los más leves, se han reportado efectos adversos potencialmente mortales como; arritmias cardíacas y muertes súbitas, debido a alteraciones a nivel  cardiovascular como edema, HTA, dislipidemias, eventos trombóticos, enfermedad coronaria, aumento de la agregación plaquetaria, además de posibles daños en la función hepática y psiquiátricos cáncer y en jóvenes mortalidad prematura. En los deportistas masculinos se relacionado con la impotencia sexual y ginecomastia causada por los metabolitos que poseen efectos estrogénicos, por otro lado en las deportistas femeninas se ha relacionado con la alteración del ciclo menstrual, hirsutismo, clitoromegalia y aunque no es claro aún si se encuentra un beneficio en la aparición de hiperandrogenismo endógeno en atletas femeninas, si corren el riesgos al seguir consumiendo estos agentes [11-12-14].
Los B-bloqueantes pueden causar fatiga, boca seca y somnolencia y muy raramente impotencia, ataque de asma, pérdida de memoria o insuficiencia cardíaca [13]. Un caso especial del uso de un agonista B2 se podría citar la sustancia usada por el ciclista Alberto Contador en el tour de Francia 2010, quien diera positivo en prueba de sangre y en orina de Clembuterol por consumo de carne contaminada [15]. Este agente presenta un efecto anabolizante de incremento de la masa muscular y reducir la grasa. [16]. Una revisión general sobre el impacto de estas sustancias en la salud de jóvenes fisicoculturistas y ciclistas de ruta y montaña realizada por el hospital infantil del estado de sonora en el año 2016 demostró que estas sustancias son tóxicas para el corazón, pues se reportó muerte súbita por uso prolongado toxicidad crónica de este agente. En toxicidad aguda se asoció a daño del miocardio (isquémico) y desarrollo de Edema Pulmonar, la toxicidad aguda relacionada con otros agonista B2 es la aparición de taquicardia, HTA, mialgias, palpitaciones, temblores diaforesis , espasmo muscular entre otros. El cuadro puede durar 40 horas, y sus efecto cronotrópicos e inotrópicos (+) son los causantes del daño miocárdico [17].
En cuanto a los agentes del dopaje que pueden aumentar la producción de células del torrente sanguíneo [1]  fueron descubiertos en los juegos Olímpicos de 1976 en Canadá, Eritropoyetina es el agente más usado y fue el agente utilizado por Lance Armstrong, es usados para estimular la eritropoyesis y aumentar la cantidad de glóbulos rojos y así la capacidad de transporte de oxígeno. Si los niveles sanguíneos de eritropoyetina son demasiado altos puede producir demasiados glóbulos rojos y así provocar coagulación y con esto llevar a accidente cerebrovascular de esta forma ha causado la muerte de numerosos ciclistas principalmente[13] pero además otras complicaciones cardiacas como disminución del gasto cardiaco, insuficiencia cardiaca, isquemia, embolia pulmonar trombosis profunda y la muerte, otras complicaciones estarían flebitis, septicemia y lesión pulmonar además del riesgo de adquirir enfermedades transmitidas por sangre como hepatitis B,C, citomegalovirus y VIH [14]. Por otro último el uso de diuréticos para enmascarar el consumo de otras sustancias por parte de los deportistas presenta el riesgo de generar un desbalance hidroelectrolítico que puede llevar a complicaciones como hiponatremia, hipocalemia, hipocalcemia entre otras alteraciones [10].

MENSAJES CLAVE

        Los deportistas que usan los medicamentos para buscar efectos que aumenten el rendimiento deportivo, no contemplan diferentes aspectos que pueden ver comprometida su salud.  Uno de estos aspectos es la creencia de que todos los medicamentos son totalmente seguros, lo cual no es del todo cierto, pues como se vio anteriormente el uso indiscriminado de estos agentes pueden llevar en algunos casos a presentar efectos secundarios  perjudiciales para la salud.

        Los medicamentos están indicados para tratar afecciones a la salud específicas, en sus dosis establecidas y son aprobadas por el soporte científico existente, además de que deben ser prescritas por un profesional de la salud, por ello  cuando un deportista emplea estos medicamentos para aumentar su rendimiento no tienen en cuenta estas características, un ejemplo de ellos es que  generalmente lo hacen con dosis inadecuadas, hasta lograr los resultados esperados, esto claramente puede incrementar la aparición y la progresión de los efectos secundarios indicados e inclusive aparecer nuevos efectos por el empleo de dosis excesivas. por tanto  sugiere a los atletas en general, evitar el uso de fármacos para mejorar su rendimientos deportivo, no son solo por el aspecto ético, sino también  por los riesgos latentes  que podría tener para su salud.  así mismo se les recomienda a los atletas en general buscar asesoramiento pertinente en el desarrollo de rutinas alternativas que le ayuden a generar satisfacción en la obtención de resultados.

        A los profesionales de la salud se les sugiere seguir prescribiendo los  medicamentos, de acuerdo a las indicaciones establecidas y la población que los necesitan, bajo las dosis, frecuencias indicadas, así mismo se les sugiere orientar a sus pacientes sobre el uso adecuado de los medicamentos e informar las consecuencias que trae superar las dosis establecidas en el tratamiento.

        Los farmacéuticos deben brindar la información oportuna a sus pacientes y a la comunidad en general sobre los riesgos que puede traer el abuso de estos medicamentos. En caso de que el paciente sea deportista y este tomando un medicamento que se tenga información soportada que pueda aumentar el rendimiento deportivo, indicarle claramente las dosis, frecuencia y duración del tratamiento establecidos. Informar qué consecuencias puede traer el consumo excesivo del medicamento no solo a su salud, sino en situaciones específicas como en los controles de sustancias prohibidas a los que son sometidas regularmente. finalmente a los profesionales de la salud se les recomienda no prestarse en la elaboración o asesoramiento en programas de dopaje.


CONCLUSIONES

Los medicamentos deben ser empleados solamente para el tratamiento de afecciones a la salud contempladas en las indicaciones de uso y prescritos por profesionales de la salud autorizados, en las dosis y frecuencia indicadas durante el tiempo establecido para el tratamiento.

Existe gran cantidad de medicamentos que pueden ser usados como sustancias dopantes, las complicaciones presentadas consecuencia de esta práctica inadecuada son diversas y abarcan un amplia variedad de efectos negativos a la salud que pueden ir desde el crecimiento de vello, la aparición de acné, alucinaciones, afectar el funcionamiento normal del sistema circulatorio y renal, hasta ocasionar muerte súbita, como es el caso de las anfetaminas y los (EAA).

Los efectos adversos y complicaciones que son producto del uso de medicamentos en la práctica del doping, pueden incrementarse en función de las dosis crecientes administradas y el tiempo que se prolongue el uso.

Es importante señalar el papel que desempeñan los profesionales de la salud en la orientación oportuna en el uso apropiado de los medicamentos en sus pacientes, así como brindar la información adecuada sobre los efectos negativos para la salud que ocasiona darles un uso diferente del que fueron previstos, como es el caso del dopaje.


REFERENCIAS

[1] Ehrenburg, Christer; Rósen, Thord. The psychology behind doping in sport. Growth hormone & IGF research, Fourth Edition; 2009.
[2] F. Sánchez. F. Martínez, V. Galeano, C. GÓMEZ C.  An Overview of Doping in Sports. Nutrition and Enhanced Sports Performance Muscle Building, Endurance, and Strength. Second Edition; 2019.
[3] M. James, Michael P.W. ‘Blood doping from Armstrong to prehabilitation: manipulation of blood to improve performance in athletes and physiological reserve in patients. Extreme physiology & medicine. 2016; 11 (2): 1-11.
[4] M. Collins. Some new psychoactive substances: Precursor chemicals and synthesis‐driven end‐products. Drug testing and analysis, Wiley Online Library; 2011, 13 (3): 404-416
[5] Arduini, A., & Zammit, V. A tennis lesson: sharp practice in the science behind the Sharapova case. Postgraduate Medical Journal; 2016, 2 (1), 429-430.
[6] F. Sjöqvist, M Garle, A Rane. Use of doping agents, particularly anabolic. Lancet. 2008; 90 (4): 1872-1882.
[7] Stoppe, Christian V. El xenón subanestésico aumenta los niveles de eritropoyetina en humanos: un ensayo controlado aleatorio. Medicina del deporte; 2016, 14 (46), 1753-1766.
[8] Rodríguez Salvador V, Zarco Villarosa D, Gallego Lago I. Visión y deporte. Barcelona: Glosa; 2010.
[9] M. Monticism, R. Mazloum, G Ceccheto, C Basso. Anabolic androgenic steroids abuse and cardiac death in athletes: morphological and toxicological findings in four fatal cases. Forensic Science International. 2017; 6  (2): 13-18
[10] M. Astolfo, N. Olivera, V. Pongelli, N. Fernandez, V. Olmoset. Uso inapropiado de diuréticos. Algunas características no tan conocidas. Acta Toxicológica Argentina, 2019, 7 (8): 5-12
[11] J. Cobo, J Gómez. Análisis del tratamiento de casos de dopaje de deportistas olímpicos en prensa escrita española; 2018.
[12] L. Garro. Sustancias de dopaje, una revisión y la implicación del profesional farmacéutico. Pharmaceutical Care-La Farmacoterapia;2014 16 (1) 30-45
[13] International Olympic Committee (IOC). Anti-Doping Rules applicable to the Buenos Aires Summer Youth Olympic Games. World Anti-Doping Agency Rules; 2018
[14] Liddle, D Connor, J. Douglas. Nutritional supplements and ergogenic AIDS. Primary Care: Clinics in Office Practice, 19 (1) 487-505.
[15] E. Santos, M. Díaz, I. Chicaiza, I. Grau, Á. Gutiérrez, J. Padín. Dopaje con Clembuterol: ¿es posible la contaminación con carne en el “Caso del ciclista Alberto Contador”?. Actualidad en farmacología y Terapéutica, 2013; 7 (1) 73-79.
[16] M Parr, G Opfermann, W Schänzer. Analytical methods for the detection of clenbuterol. Bioanalysis, 2009; 14 (2) 437-450.
[17] E. Garzón. S. Hernandez, U Reyes, I. Hernández. Clenbuterol y sus Riesgos en el Deporte. Boletín Clínico Hospital Infantil del Estado de Sonora, 2016; 5 (1): 42-46
[18] Callejo Mora A. Las anfetaminas ponen en riesgo el corazón del deportista [Internet]. CuidatePlus. 2019 [cited 25 October 2019]. Available from: https://cuidateplus.marca.com/ejercicio-fisico/2018/05/09/anfetaminas-ponen-riesgo-corazon-deportista-162595.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INVIMA alerta sobre unidades fraudulentas del producto Keytruda® (pembrolizumab 100 mg/4ml) lote S027909.

Segui @CIMUNCOL Autores: María Camila Rodríguez Pallares y Daniel Alberto Rojas Torres El 4 de agosto de 2021, el Instituto Nacional de Vig...