domingo, 2 de octubre de 2016

Interacción entre opioides y benzodiacepinas puede generar efectos adversos graves



El 31 de Agosto de 2016,  la FDA (Food and Drug Administration) emitió un comunicado que advierte de los riesgos ligados al uso conjunto de analgésicos opioides y benzodiacepinas, u otros depresores del sistema nervioso central (SNC) [1].

Los opioides son un grupo de fármacos que se caracterizan por poseer afinidad selectiva por los receptores opioides, por lo que producen analgesia [2]. Los analgésicos opioides incluyen fármacos naturales como morfina y codeína, derivados semisintéticos como buprenorfina y oxicodona, y sintéticos como tramadol, tapentadol y fentanilo [3]. En Colombia, según el Instituto Nacional de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) existen 199 registros sanitarios vigentes para los opioides [4].

En cuanto a las benzodiacepinas, son fármacos que producen ansiolisis, sedación, hipnosis, efectos anticonvulsivantes y miorrelajación central [5]; entre estos se encuentran como ejemplo lorazepam, diazepam y alprazolam, con 5, 6 y 18 registros sanitarios vigentes expedidos por el INVIMA, respectivamente.

El uso concomitante de analgésicos opioides y depresores del SNC, entre los que se incluye el alcohol, pero especialmente las benzodiacepinas, incrementa la aparición de efectos adversos graves, fundamentalmente la dificultad para respirar y la muerte [1,6]. Al mismo tiempo que genera preocupación la tendencia creciente en la frecuencia de prescripción y dispensación concomitante de analgésicos opioides y de benzodiacepinas, además del incremento del mal uso, abuso y sobredosificación de opioides [1].

De esta manera, los profesionales de la salud deben limitar el uso concomitante de opioides y benzodiacepinas u otros depresores del SNC de forma concomitante. Asimismo, limitar la dosis y la duración del tratamiento lo mínimo posible. Además, es importante que los pacientes conozcan los posibles riesgos de esta combinación, para que los detecten y sean reportados a tiempo [1]. 

Por lo anterior se recomienda reportar cualquier sospecha de evento adverso relacionado al uso de opioides y benzodiacepinas, al Programa Nacional de Farmacovigilancia del INVIMA, línea 2948700, ext: 3916, 3921 y 3847, o al correo electrónico invimafv@invima.gov.co, utilizando el formato de reporte FOREAM.

Para más información sobre esta alerta, siga este enlace.

Referencias bibliográficas:

[1]
FDA. FDA warns about serious risks and death when combining opioid pain or cough medicines with benzodiazepines; requires its strongest warning [Internet]. Estados Unidos: FDA; [Citado 31 agosto 2016]. Disponible en: http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm518473.htm

[2] Flórez J. Fármacos analgésicos opioides. En: Juan AA, África MV. Farmacología humana.3a ed. España: Masson S.A.; 1997.  p. 435

[3] ACED. Opioides en la práctica médica. [Internet]. Colombia: Editora Guadalupe S.A.; 2009. [Citado 1 septiembre 2016]. Disponible en: http://www.dolor.org.co/libro/Opioides%20en%20la%20practica%20medica.pdf

[4] INVIMA. [Internet]. Colombia: INVIMA. [Citado 31 agosto 2016]. Disponible en: http://farmacovigilancia.invima.gov.co:8082/Consultas/consultas/consreg_encabcum.jsp

[5] Flórez J. Fármacos ansiolíticos y sedantes. En: Juan AA, África MV. Farmacología humana.3a ed. España: Masson S.A.; 1997.  p. 455.

[6] McHugh RK, Votaw VR, Bogunovic O, Karakula SL, Griffin ML, Weiss RD. Anxiety sensitivity and nonmedical benzodiazepine use among adults with opioid use disorder. Addictive Behaviors [Internet]. 2016 [citado 2 sep 2016]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.addbeh.2016.08.020 

No hay comentarios:

Publicar un comentario