lunes, 4 de abril de 2016

Resistencia de Neisseria meningitidis a penicilina en Chile


El pasado 19 de febrero, la agencia regulatoria de Chile (Instituto de Salud Pública - ISP) público un comunicado en el cual alerta sobre la resistencia de Neisseria meningitidis a la penicilina [1]. Para demostrar esto, se realizó un estudio entre enero de 2011 y octubre de 2015 mediante el método de concentración mínima inhibitoria (CIM) por epsilometría y microdilución en caldo, reportándose un 52% de resistencia a penicilina [2].

La gravedad de la resistencia de Neisseria meningitidis (Nm) radica en que es la causante de la enfermedad meningocócica invasiva (EMI), generando en los casos más severos mortalidad en pocas horas y en los casos no fatales , secuelas permanentes como  pérdida de audición, daño cerebral, amputación de dedos de los pies, manos y. Además, una persona puede ser portadora varios meses permaneciendo asintomática pero al transmitirla a otra, a través de gotitas de secreciones respiratorias, esta  puede verse afectada [2].

Durante el período de estudio 2011 – 2015 se presentó un total de 566 casos, con igual prevalencia tanto en hombres como en mujeres, con aumento en niños menores de 1 año. El mayor porcentaje de los casos (56,7%) procedía de los servicios de salud de la región metropolitana, lo cual sugiere un uso irracional o indiscriminado de los antibióticos.  

A pesar de que la enfermedad puede prevenirse tomando medidas sencillas como ventilar las habitaciones, cubrir la boca al toser o estornudar con un pañuelo o el antebrazo, evitar el hacinamiento, lavar frecuentemente las manos o aplicar la vacuna que protege contra el meningococo serotipo W135, C, A, Y, en toda la población infantil al cumplir 12 meses (disponible a partir de enero de 2014) [3]; los esfuerzos deben concentrarse en la promoción del uso adecuado de antibióticos, por lo cual se recomienda [4]:
A las instituciones prestadoras de servicios de salud:
Establecer un plan de vigilancia y monitoreo de la resistencia que permita extraer datos que colaboren en el control del fenómeno regional.
Crear comités de infecciones y antibióticos encargados de formular y/o actualizar periódicamente las directrices para el tratamiento y la profilaxis con antimicrobianos.
Erigir Programas de control de las infecciones intrahospitalarias y vigilancia del consumo de antimicrobianos.
A los profesionales de la salud:
Tener en cuenta los conceptos microbiológicos y farmacológicos en cada caso individual, para determinar la mejor selección del antibiótico, su vía de administración, dosificación e intervalos de administración.
Suspender el tratamiento antibiótico cuando no exista evidencia de enfermedad  infecciosa bacteriana.
A los pacientes:
No automedicarse con antibióticos al presentar síntomas simples como fiebre o dolor en el cuerpo, sino ir directamente con un mdico.
Completar los tiempos de tratamiento establecidos por el médico en las dosis recomendadas.


Para ver el comunicado oficial haga clic aquí.


Referencias Bibliográficas:
[1] Ministerio de Salud Gobierno Chile. Instituto de Salud Pública [Internet]. Rol ISP. 2016. Disponible´en: http://www.ispch.cl/quienes_somos/acerca_isp
 
[2] Ministerio de Salud. Boletín de resistencia antimicrobiana. Programa de control de infecciones asociadas a la atención en salud. 2015. Disponible en: http://www.ispch.cl/sites/default/files/Boletin_NeisseriaMeningitidis.pdf
 
[3] Sociedad Chilena Infectología. Enfermedad Meningocóccica. PhD Proposal. 2015. p. 1–4.
 
[4] Daza D. Resistencia bacteriana a antimicrobianos: su importancia en la toma de decisiones en la práctica diaria. InfTerSistNacSalud [Internet]. 2010;22:57–67. Disponible en: http://www.msc.es/fr/biblioPublic/publicaciones/docs/bacterias.pdf
 
[5] Secretaría Distrital de Salud de Bogotá. Uso prudente de antibióticos en instituciones prestadoras de servicios de salud. Bogotá; 2008. p. 96. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario