jueves, 9 de febrero de 2012

Antipsicóticos atípicos aumentan el tejido adiposo y la resistencia a la insulina en niños



Por Sherry Boschert (ClinicalPsychiatricNews.com)
Traducción: CIMUN


San Diego – Incrementos significativos en el tejido adiposo y en la resistencia a la insulina se volvieron aparentes rápidamente en un estudio de 12 semanas con bajas dosis de antipsicóticos para tratar principalmente desordenes no-psicóticos en 144 niños.

Los nuevos  antipsicóticos “atípicos” están usando cada vez más para tratar desordenes del estado de animo y de comportamientos anormales en niños, dijo el Dr. John W. Newcomer en la reunión anual de la Sociedad Americana de Diabetes.

Es un tema de interés creciente en  ciertos estados de USA bajo el sistema Medicaid, dijo. Las preocupaciones se han generado, en parte, a partir de los datos que muestran mortalidad prematura en gente con desordenes mentales vinculada principalmente a enfermedades cardiovasculares, pero también al riesgo cardiometabólico.

Los niños en el estudio abierto fueron aleatorizados para recibir doses flexibles de risperidona, olanzapina o aripiprazol. Fue la primera vez que  usaron antipsicóticos.

Estas fueron “dosis muy bajas” enfatizó. “no fueron dosis que se usarían para tratar un desorden psicótico” dijo el Dr. Newcomer, quien condujo el estudio en la Universidad de Washington, St Louis y que ahora es profesor de psiquiatría y ciencias comportamentales en la Universidad de Miami.

El estudio 5-year Metabolic Effects of Antipsychotics in Children (MEAC) apuntó a los síntomas de agresión e irritabilidad en pacientes de 6 a 18 años. “En la mayoría de los casos, habían sido suspendidos de la escuela” dijo.

El diagnostico primario principal fue Desorden de Atención e Hiperactividad (ADHD) resistente al tratamiento en 57% de los pacientes. “Este es el uso que le están dando los médicos a estos fármacos en este grupo etáreo: niños que no responden a dos o tres  regímenes de estimulantes y que están buscando otro tratamiento”.

Otros diagnósticos principales incluyeron desorden de oposición desafiante en el 22%, desorden del desarrollo dominante en el 6%, desorden bipolar en el 4%, y depresión mayor en el 3%. Otros porcentajes pequeños de pacientes fueron diagnosticados con otros desordenes del estado de ánimo: síndrome de Asperger, autismo, desorden obsesivo-compulsivo, o síndrome de Tourette.

Las dosis medias fueron de 1 mg/día en 49 pacientes con risperidona, 6,3 mg/día en 46 pacientes con olanzapina y 6 mg/día en 49 pacientes con aripiprazol. Aproximadamente la mitad de los pacientes consumían dosis fijas de estimulantes para el ADHD.

El porcentaje de grasa corporal aumentó en un 2,4% después de 12 semanas de uso de antipsicóticos –  el Dr. Newcomer y asociados reportaron un poco menos de una desviación estándar y un cambio altamente significativo. La grasa promedio aumentó en 2,3 Kg.

El porcentaje de grasa corporal incrementó en su mayoría en los niños más jóvenes. Los cambios más grandes se vieron con olanzapina que con los otros fármacos. Cerca de la cuarta parte de los pacientes que consumían risperidona o aripiprazol mostraron un pequeño cambio en la grasa corporal, pero las otras ¾ partes y todos los pacientes con olanzapina mostraron incrementos en este parámetro.

La sensibilidad a la insulina disminuyó aproximadamente de 8 mg/kg por minuto a 7 mg/kg por minuto, una reducción significativa. Olanzapina produjo la reducción más grande en la sensibilidad a la insulina global.
Los puntajes de irritabilidad y agresión mejoraron en todos los grupos, agregó.

“No soy un psiquiatra pediátrico. No estaba muy de acuerdo con esto desde el principio”  [sobre el uso de antipsicóticos para estas indicaciones]  dijo el Dr. Newcomer, quien dirigió el Comité de Revisión de Uso de Medicamentos de Medicaid de Missouri por 14 años. “Pero fui entrenado para el desenlace psiquiátrico. Hubo una mejoría profunda en los síntomas psiquiátricos, los niños volvieron a la escuela y si comportaron diferente” dijo. La respuesta psiquiátrica fue similar dentro de los grupos de tratamiento en el estudio.

Incluso después de 6 semanas de iniciar tratamiento, se observaron cambios significativos en el tejido adiposo. Los niños con los cambios más grandes en grasa corporal mostraron estos efectos durante el primer mes de tratamiento.

Un estudio previo no aleatorizado de 272 niños y adolescentes que nunca habían tomado antipsicóticos, reportó ganancias de 4- 8 Kg e incrementos en el IMC en los pacientes que tomaban cualquier antipsicótico atípico en un promedio de 11 semanas, comparados con el grupo control.

El diseño del estudio sembró la incertidumbre de un tamaño de efecto mayor al reportado, debido a que los niños obesos o con sobrepeso fueron asignados a fármacos  que se consideran tienen el menor riesgo de aumento de peso, dijo el Dr. Newcomer.

Los datos de Medicaid sugieren que el 43% de las prescripciones de antipsicóticos atípicos son para indicaciones que no están soportados por la evidencia, dijo. La prescripción de fármacos psiquiátricos en pacientes menores de 20 años se ha duplicado entre 1997 y 2002. (Arch Gen. Psych. 2006; 63-681).

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario