jueves, 26 de enero de 2012

Tramadol bajo vigilancia en Francia por su alto potencial adictivo

A continuación traducción del artículo publicado en LePoint.fr el 26/01/2012


Después del mediator y el isomeride, el tramadol es objeto de todas las sospechas

"Yo consumi tramadol en altas dosis debido a una fractura sacra », escribió en el sitio Méamédica una mujer. “Me sentía como en las nubes, pero el dolor era casi imperceptible. Desde ese entonces lo utilizo regularmente.” “Fuertes efectos secundarios, ¡no tomarlo sólo ni antes de utilizar un vehículo!”  Agregó otra.  “Un médico general me lo prescribió cuando sufría de un dolor agudo en el hombro derecho. Si hay algo de lo que me arrepiento en esta vida y que quisiera cambiar, es el haberlo comprado y haberlo consumido”, lamenta una tercera. “Es cierto que al principio, tomando este medicamento, yo estaba hiperactiva, no lograba dormir y me sentía en forma.  En cuanto al dolor, ha francamente desaparecido, pero después me volví una verdadera adicta [al tramadol]”

Testimonios como los anteriores, existen bastantes en internet. Pero el artículo publicado esta mañana en “Le Parisien” señala la magnitud de los daños. Éste denuncia, además,  el uso distorsionado de este medicamento en el Oriente Medio, en particular en Gaza, donde cerca de la mitad de los habitantes lo consumen. Hay que aclarar que el tramadol es un derivado del opio, que se comercializa en forma de genéricos y que esta presente en otros medicamentos. En nuestro país [Francia] esta molécula es objeto actualmente de una vigilancia de la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Productos Sanitarios (AFSSAPS). Los resultados de la investigación se conocerán próximamente, según Nathalie Richard, responsable del departamento de estupefacientes y psicotrópicos de la AFSSAPS-
Ella aclara: "en 2010, detectamos siete muertes por sobredosis de tramadol en toxico-maníacos, a pesar de que que no se habían detectado [casos]  hasta 2007” 

Ya hace bastante tiempo el boletín independiente Prescrire encendió la alarma sobre este asunto. Aún en enero pasado, se podía allí leer: “Un análisis de los datos de la base de farmacovigilancia sueca a señalado 104 casos de dependencia al tramadol (...) los problemas más frecuentes fueron: síndromes de abstinencia, uso abusivo, aumentos de dosis, etc. En más de la mitad de las notificaciones, los problemas fueron graves. “ Otros artículos habían ya denunciado los riesgos de hipoglicemia, eventos hepáticos, confusión,  e incluso de hipo inducido por ese medicamento, así como las interacciones con otros tratamientos”.

El interés creciente por el tramadol se explica, en parte, por el retiro del Di-Antalvic, que había combatido eficazmente el dolor de varias generaciones de pacientes. Disponible en Francia después de 1964 -y hasta marzo de 2011-  bajo prescripción médica, este medicamento (combinación de acetaminofén y dextropropoxifeno) y todos sus genéricos,  fueron retirados progresivamente del mercado en la totalidad de la Unión Europea, como consecuencia de la decisión tomada por la Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos (EMA). Los expertos juzgaron que el dextropropoxifeno poseía un balance riesgo/beneficio bastante desfavorable. Los pacientes iniciaron a tomar masivamente tramadol. Algunas veces bajo su propio riesgo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario